Facebook Pixel
Su cesta
0 artículos
Subtotal0 US$

Su cesta está vacía.


Close
¿No tiene una cuenta?
Los recortables de Ai Weiwei - Un porfolio de edición limitada reflexiona sobre su obra

Los recortables
de Ai Weiwei

Un porfolio de edición limitada
reflexiona sobre su obra

Main SR only Anker

Ai Weiwei. The Papercut Portfolio

Edición de 250 ejemplares
US$ 40.000
El precio está sujeto a cambios.
Sold out
Esta edición está agotada. Por favor, regístrese en nuestra lista de espera y le informaremos en caso de que aparezca algo similar.
El arte tradicional chino de recorte de papel tiene 2.000 años de historia. Las coloridas piezas de papel recortado se usan para contar historias durante festividades y rezos y como decoración cotidiana.

En este porfolio de edición limitada creado en exclusiva para TASCHEN, Ai Weiwei reflexiona sobre su vida y obra a través de ocho piezas de papel recortado. Todas las piezas de gran formato han sido recortadas meticulosamente en papel de bellas artes de color, están firmadas por el artista y vienen acompañadas de las notas explicativas de Chin-Chin Yap, quien ha trabajado en muchas ocasiones con Ai Weiwei, recientemente como guionista y coproductor de varias películas. A través de estas ocho piezas, Ai ofrece una hermosa retrospectiva personal en un formato único.

Edición de Coleccionista de 250 copias. El porfolio presenta ocho piezas de papel recortado firmadas por Ai Weiwei.

Las obras:


New York
Durante su etapa neoyorquina, entre 1982 y 1993, Ai pasó de ser un pintor a convertirse en un artista que transformaba objetos encontrados en esculturas surrealistas. En Pekín había formado parte del influyente grupo de pintores Stars, pero en Nueva York amplió su práctica artística: tomó fotografías e hizo esculturas que rehacían o remodelaban objetos encontrados. Esta pieza, cuyo borde recrea el perfil urbano de Manhattan, presenta algunas de las primeras obras de Ai de esos años, entre ellas Three Clothes Hangers as a Star (1983) y Safe Sex (1986), un chubasquero perforado por el artista con un anillo y un condón, “porque en esa época todo el mundo tenía mucho miedo al sida”.

Cats and Dogs
Este motivo aborda un periodo decisivo en el trabajo de Ai, desde su regreso a Pekín en 1993 después de una década en Nueva York hasta la construcción de su casa y estudio Caochangdi en las afueras de Pekín en 1999. Le hace la peineta a la Ciudad Prohibida, tal como lo hizo en sus Studies of Perspective, en los que su dedo corazón extendido tomaba la medida a vistas emblemáticas de todo el mundo. El término “FUCK” es otro tropo familiar de los años de Ai en Pekín; lo plasmó en un gran letrero de neón en el jardín de su estudio. Jarrones neolíticos con el logotipo de Coca-Cola descansan en mesas de las dinastías Ming y Qing en alusión a su obra Dropping a Han Dynasty Urn. Las obras se representan en este recortable tal como se exhibirían en el estudio, es decir, rodeadas de animales, incluidos los perros y los innumerables gatos que deambulan libremente por la casa y el jardín.

Map of China
Ai presenta aquí su escultura en madera de un mapa de China, su trabajo con bicicletas y candelabros, jarrones neolíticos sumergidos en pinturas industriales de colores brillantes y el estadio Olímpico de Pekín que diseñó para los Juegos de 2008 junto con los arquitectos suizos Herzog & de Meuron. A la izquierda vemos su Fountain of Light (2007), una escultura de acero y cristal basada en el Monumento a la Tercera Internacional de Vladimir Tatlin, una obra “hecha de acero, vidrio y revolución” que al mismo tiempo hace referencia a los candelabros que proliferaron en hoteles y salones de banquetes de China, símbolos de los lujos y excesos que acompañaron al periodo de intenso crecimiento económico de China. Map of China (2003), en el centro a la derecha, se creó con madera recuperada de un antiguo templo que estaba previsto derribar. Las líneas internas parecen límites provinciales, pero su lógica es meramente práctica: “La gente suele preguntarme si representan alguna postura política”, cuenta Ai, “pero el principal problema era mantener unidas 100 piezas de manera firme y precisa. El mapa es solo su forma”.

Furniture
La madera antigua es uno de los materiales característicos de Ai Weiwei. Como en muchas de sus obras, Ai reutiliza objetos tradicionales a los que proporciona formas nuevas y surrealistas que ponen fin a su función original y les confiere una nueva identidad. Fragments está hecho con vigas, columnas, sillas y mesas de madera de palo fierro de la dinastía Qing unidas de manera tradicional. “No hay ninguna necesidad racional de que las piezas estén conectadas”, señala Ai, pero vistas desde arriba “cada una está unida con precisión a la siguiente para parecerse a un mapa de China”. Through (2007-2008) es otra instalación de madera de gran tamaño formada por mesas de las dinastías Ming y Qing y vigas de templo que chocan o se atraviesan. “Y cuando chocan, o cuando construyen juntas”, dice Ai, “son como una ruina o zona catastrófica de delicado diseño.” También encontramos una compleja edición posterior de sus conglomerados de objetos de madera que recuerdan racimos de uvas, y una construcción poligonal, Divina Proportione, que alude a un boceto de Leonardo da Vinci de alrededor de 1500 que representa la divina proporción.

Haircut
Ai reflexiona sobre su trabajo para la documenta de 2007 en la ciudad alemana de Kassel, y pagó el viaje allí a 1.001 compatriotas que nunca habían salido de China. Seleccionó personas de todo tipo, diseñó su ropa, maletas y, como se aprecia en el recortable, también les cortó el pelo. Los participantes, espectadores que al mismo tiempo participaban en una obra de arte, podían hacer lo que quisieran siempre que no abandonaran la ciudad. También recoge la monumental instalación al aire libre Template, construida con puertas y ventanas de madera de las dinastías Ming y Qing rescatadas de edificios demolidos, que se desplomó durante una tormenta eléctrica. “No estaba preparada para el tiempo y el viento de Alemania”, comentó Ai. “Cuando vi cómo se había derrumbado —no del todo, sino adoptando otra forma— pensé que ahora parecía una ruina de verdad. Salió de unas ruinas y ahora es una ruina en sí misma.”

Citizens’ Investigation
El 12 de mayo de 2008, un terremoto de 7,9 grados sacudió la provincia china de Sichuan. El número de víctimas mortales rozó las 70.000, entre ellas muchos niños en edad escolar. El gobierno chino ocultó información sobre las identidades de las víctimas, y Ai organizó un equipo de voluntarios para investigar y hacer una lista de los niños fallecidos. El proyecto recibió el nombre de “Investigación ciudadana”. Se descubrió que, como consecuencia de la corrupción, muchas escuelas habían incumplido la normativa oficial de seguridad, lo que contribuyó al catastrófico número de muertos. En 2009, mientras sufría las represalias del gobierno chino por su investigación, Ai acudió como testigo al juicio de Tan Zuoren, un activista y escritor que también investigaba tramas de corrupción puestas al descubierto por el terremoto. La noche antes del juicio, Ai y sus colaboradores fueron agredidos en sus habitaciones de hotel. La imagen en el centro se basa en una fotografía que Ai tomó de sus colaboradores y de sí mismo en el ascensor después del asalto. Ai sufrió una hemorragia cerebral, que se documenta en las tomografías computarizadas de la parte inferior de la composición.

River Crabs
Aquí encontramos los instrumentos de la severa vigilancia estatal a la que Ai vivía sometido, y la historia del estudio que las autoridades de Shanghái le propusieron construir en 2008 y arrasaron en 2011 como respuesta a su compromiso político. Después de que las autoridades le informaran de la demolición del estudio, Ai envió una invitación abierta para una “fiesta del cangrejo” de una semana de duración que iba a celebrarse en el edificio. Asistieron 3.000 seguidores, que convirtieron el encuentro en un gran acto de desobediencia civil. La palabra china He Xie, que significa “cangrejos de río”, es homónima de “armonización”, como se conoce la política estatal de reprimir la disidencia, de ahí que Ai realizara pequeñas esculturas de cangrejos de porcelana. El estudio fue arrasado la noche del 3 de febrero de 2011. La composición está enmarcada por las Sunflower Seeds, semillas de girasol de porcelana fabricadas una a una por Ai, que en 2010 cubrieron el suelo del Tate’s Turbine Hall, en Londres.

Zodiac
Esta pieza ofrece una nueva interpretación de un tesoro icónico saqueado del Antiguo Palacio de Verano de Pekín por las potencias occidentales durante la segunda guerra del Opio en 1860. Diseñada por el jesuita italiano Giuseppe Castiglione para la corte del emperador Qianlong (1711-1799), la fuente del reloj de agua del zodiaco es legendaria por sus preciosas esculturas en bronce de los doce animales del zodiaco chino. Se dañó cuando las tropas británicas y francesas saquearon el palacio, y dejaron a su paso unas ruinas que se han conservado en un parque público hasta el día de hoy. Se conservan siete cabezas de animales, principalmente en colecciones occidentales, que Ai ha representado fielmente. Se perdieron cinco (dragón, serpiente, carnero, gallo y perro), así que diseñó estas figuras él mismo, lo que plantea nuevas preguntas sobre la autenticidad y la apropiación cultural. “¿Se han perdido de verdad o están en la casa de subastas?”, pregunta Ai acerca de las piezas originales. “Las cabezas del zodiaco que faltan quizá aparezcan la próxima temporada y las podremos comparar con nuestra versión.”

Sobre el artista

Nacido en Pekín en 1957, Ai Weiwei es conocido por realizar declaraciones estéticas que resuenan en el mundo geopolítico de hoy. De obras arquitectónicas a esculturas e instalaciones artísticas, y de redes sociales a documentales, usa una amplia gama de medios para encontrar nuevas formas de examinar artísticamente la sociedad y sus valores. Fue galardonado con el Premio Embajador de Conciencia 2015 de Amnistía Internacional y el Premio Václav Havel a la Disidencia Creativa 2012 de la Human Rights Foundation. El primer documental de Ai, Human Flow, se estrenó en la competición oficial del 74º Festival de Cine de Venecia.

  • “Ai Weiwei recupera el arte chino del recortable para reflexionar sobre su vida y su obra en este portfolio de TASCHEN con ocho piezas.”

    — Elle Deco