Facebook Pixel
Main SR only Anker

Impresionismo

Los pintores de la vida moderna

Eventos

Impresionismo

Ningún otro movimiento de la historia del arte ha sido tan polémico, adorado y relevante para el desarrollo del arte moderno como el impresionismo. El arte impresionista tiene su origen en un grupo de pintores establecidos en París que alcanzaron la fama gracias a una serie de exposiciones independientes celebradas entre las décadas de 1870 y 1880. El impresionismo se caracteriza por la combinación de pinceladas sueltas, el énfasis en la representación realista de la luz natural y los temas cotidianos.

La editorial TASCHEN ha publicado numerosos libros dedicados al impresionismo, desde un estudio histórico del movimiento hasta monografías sobre los artistas que lo protagonizaron, como Manet, Degas, Monet, Renoir, Van Gogh, Cézanne, Toulouse-Lautrec y Beckmann. Estos títulos han sido publicados en distintos formatos, ya sea dentro de la serie Basic Art como en la colección Bibliotheca Universalis o incluso en forma de magnífico juego de postales. Los títulos de TASCHEN reflejan el legado y el impacto del movimiento, e incluyen el posimpresionismo y el neoimpresionismo.

Los impresionistas centraron sus esfuerzos en captar la percepción humana del paisaje natural, así como del nuevo espacio urbano fruto de la incipiente modernidad, una época en la que se produjeron grandes cambios sociales y culturales. En lugar de dedicarse a la pintura de estudio, estos artistas persiguieron el naturalismo trabajando en plein air, es decir, al aire libre. Fueron así capaces de captar los efectos momentáneos y transitorios de la luz. Los bares, cabarés y otros espacios de ocio de la sociedad parisina les sirvieron también de modelo para sus imágenes sobre la naturaleza efímera de la vida en la ciudad a principios del siglo XX. El impresionismo sentó las bases del cambio en la pintura y la teoría artística del siglo XX y superó las ideas convencionales sobre la representación visual. Con sus innovaciones técnicas a la hora de representar el mundo que nos rodea, los impresionistas dieron a luz al cubismo, que a su vez despejaría el camino para el desarrollo del surrealismo.