Su cesta
0 artículos
Subtotal0 US$

Su cesta está vacía.


¿No tiene una cuenta?
Entrar

¿Ha olvidado su contraseña?


Bob Willoughby

Bob Willoughby

El hombre que inventó la fotografía escénica

Bob Willoughby (1927-2009) nació en Los Ángeles (California), y quiso dedicarse a la fotografía desde que le regalaron una cámara el día que cumplió 12 años. Fue pionero en el arte de la fotografía escénica, formato publicitario que prácticamente inventó. Willoughby estudió fotografía en la escuela de cine de la Universidad del Sur de California y trabajó a las órdenes del cineasta y diseñador gráfico Saul Bass en el Kahn Institute of Art. Desde muy pronto mostró interés por documentar el arte de la interpretación, y entre 1948 y 1954 sus exposiciones fotográficas de músicos de jazz y bailarines le llevaron a trabajar con Globe Photos y más adelante para la revista Harper’s Bazaar.

Su primera gran oportunidad llegó cuando lo contrataron para fotografiar a Judy Garland durante el rodaje de Ha nacido una estrella. Posteriormente, Warner Brothers le encargó la filmación de la larga secuencia “Born in a Trunk” (Nacida en un baúl). Ésa fue la primera vez que un estudio de cine contrataba a un fotógrafo especializado en tomar fotografías con el objetivo de venderlas a las revistas. El resultado fue una portada en la revista Life y el comienzo de una nueva carrera. Tras aquello, Willoughby inmortalizó a Dean Martin, Frank Sinatra, Dustin Hoffman, Anne Bancroft y Audrey Hepburn, una actriz con la que seguiría trabajando el resto de su vida.

A Willoughby le sedujo la belleza y el encanto de Hepburn, a la que conoció en el rodaje de My Fair Lady, y se propuso fotografiarla constantemente: en el escenario, entre bastidores e incluso en su casa. La editorial TASCHEN ha conmemorado la fascinación de Willoughby por Hepburn publicando un libro con sus fotografías de la estrella del cine clásico por excelencia. Gran parte de la popularidad de Willoughby proviene de su capacidad para mostrar a las estrellas de cine en momentos íntimos de descanso y vulnerabilidad. Introdujo técnicas del fotoperiodismo en el ámbito de la publicidad cinematográfica, llevando lo que ocurre “entre bambalinas” al mundo del espectáculo.