Su cesta
0 artículos
Subtotal0 US$

Su cesta está vacía.


¿No tiene una cuenta?
Entrar

¿Ha olvidado su contraseña?


Exploradores de los océanos

Philippe Cousteau Jr. se une a Michael Muller para fotografiar una de las especies más temidas y amenazadas de la Tierra

Banco de tiburones martillo, islas Galápagos, octubre de 2008.
Banco de tiburones martillo, islas Galápagos, octubre de 2008. "Siempre he pensado que los tiburones martillo son una de las especies con un aspecto más singular. Se muestran muy evasivos ante la presencia de seres humanos; las burbujas de una botella de buceo bastan para hacer que se alejen. Los tiburones martillo suelen nadar en grandes bancos."
Tiburones limón, Tiger Beach, noviembre de 2014.
Tiburones limón, Tiger Beach, noviembre de 2014. "Durante años, la pregunta que más me hacían era: '¿Vivió algún momento de peligro?' La respuesta fue siempre 'no' hasta que, en un viaje, Morne Hardenberg soltó un trozo de pescado y se alejó nadando mientras yo fotografiaba el alboroto que se formaba. A los pocos segundos sentí que algo me golpeaba la cabeza. Instintivamente, me di la vuelta y golpeé lo que fuera que estuviera allí. Cuando llegamos al barco, Morne me dijo que un tiburón limón venía directo a mi cabeza con la boca abierta, pero que me había golpeado primero con el morro y que mi golpe posterior lo había ahuyentado."
Con un equipo de iluminación estroboscópica de siete bombillas y 1.200 vatios y una pasión incontenible por el depredador del océano, el fotógrafo de las celebridades Michael Muller se sumerge en las profundidades de los océanos de todo el mundo para retratar a los tiburones como si de estrellas de Hollywood se tratara.

Lo que más me impactó al encontrarme cara a cara con un gran tiburón blanco no fueron sus enormes mandíbulas o sus cientos de dientes cuidadosamente alineados. Tampoco fueron sus más de cinco metros de longitud o la facilidad con que el animal se deslizaba por el agua. No; más que cualquier otra cosa, recuerdo sus ojos. De lejos, los ojos de un gran tiburón blanco parecen agujeros negros, tan indiferentes e implacables que se dirían salidos de una pesadilla hollywoodiense. Pero, más allá del sensacionalismo de los tiburones asesinos o de las imágenes aterradoras de una tabla de surf hecha pedazos por un monstruoso depredador, cuando te acercas y tienes la oportunidad de mirar de verdad ves otra cosa. Los ojos tienen una profundidad inesperada, una delgada línea azul rodea sus córneas, y al nadar junto a mi jaula esos ojos estaban fijos en mí. En ese momento, no vi la furia ciega o el hambre salvaje que solemos considerar como las únicas emociones que mueven a los tiburones. En esos ojos vi curiosidad. Durante una expedición en septiembre de 2012, gracias a Michael Muller, iba a tener la emocionante oportunidad de sostenerles la mirada a varios grandes tiburones blancos. Michael me había animado innumerables veces a contemplar los grandes tiburones blancos de isla Guadalupe, un diminuto lugar rodeado de escarpados acantilados a 20 horas en barco de la costa oeste de México. Es uno de los pocos lugares donde todos los años sin excepción se congregan grandes tiburones blancos, y no fue muy difícil convencerme para que acudiera. Nuestra expedición duraría cinco días, y no puedo recordar un sólo minuto en el que Michael no estuviera en el agua haciendo fotografías o en cubierta preparando el equipo. Su entusiasmo y pasión eran absolutamente contagiosos.

Puede que lo que más me llamara la atención fuera que Michael, un fotógrafo de éxito en Hollywood, dedicara tanto tiempo y dinero a la conservación de los tiburones.

Habiendo crecido con fotógrafos submarinos, y conociendo a muchos de los nombres más famosos del sector, sabía que las imágenes de Michael eran diferentes. Partiendo de técnicas aprendidas en Hollywood, ha conseguido aportar una perspectiva completamente nueva. La mayoría de fotógrafos de naturaleza trabajan para revistas y libros sobre la vida salvaje. Hacen fotografías hermosas, pero el propósito de esas imágenes es mostrar al animal en su entorno natural y "explicar" algo acerca de la biología y el comportamiento de la criatura. Sin embargo, observando las fotos de Michael, me acuerdo de algo que mi abuelo siempre decía: "La gente sólo protege lo que le gusta".

Mi abuelo fue una enorme influencia para mí. Sus historias y aventuras son legendarias, y mientras la gente lo recuerda como un explorador de los océanos, documentalista y líder mundial del movimiento conservacionista, yo pienso en él como narrador. Sabía que había que llegar al corazón para que la mente escuche. Sus películas y libros siempre buscaron entretener y maravillar a su audiencia para que, con suerte, esta se decidiera a actuar. Al igual que mi abuelo y tantos grandes narradores a lo largo de la historia, Michael utiliza el arte para contar algo que es de vital importancia para él. Sus imágenes se apoderan de tu imaginación y no te dejan ir. Vemos a los tiburones a través de sus ojos, al tiempo que aprendemos cómo son de verdad estas magníficas criaturas. Y, con suerte, uno se siente inspirado para pasar a la acción y protegerlas. No se comprende bien a los tiburones. A menudo son vistos como los malos de la película, pero Michael, con su singular enfoque, les rinde homenaje capturando sus poéticos movimientos y su majestuosidad única de una manera que sobrecoge y asombra.

Mientras se maravilla con las fotografías que aparecen en este libro, imagine, sólo por un instante, un futuro sin tiburones, un mundo sin estas magníficas e importantes criaturas vagando por los océanos, sin sus historias e imágenes emocionando a las próximas generaciones como han emocionado a la nuestra, sin cumplir con su importante función de mantener sanos nuestros océanos. Contemplar los tiburones a través de los ojos de Michael le fascinará tanto como a mí, y es mi ferviente deseo, y la misión de este libro, incitarle a que mejore su comprensión de los tiburones y se una a nosotros en la lucha para que nunca conozcamos un mundo sin ellos.

"La misión en la que Muller ha participado tiene como objetivo ayudar a conservar estos habitantes del océano tan temidos como incomprendidos." —CBS News, Nueva York

© todas las imágenes: Michael Muller