Su cesta
0 artículos
Subtotal0 US$

Su cesta está vacía.


¿No tiene una cuenta?
Entrar

¿Ha olvidado su contraseña?


Cubiertas de aquellos felices años

Bajo las cubiertas de la República de Weimar

En 1923, el columnista y crítico literario húngaro Béla Balázs escribió: “Aquellos que poseen una biblioteca saben que los libros no contienen solamente material para la lectura, sino también una atmósfera palpable, un estado de ánimo propio, su propia aura; su tipografía, su encuadernación y su cubierta son su fisionomía, y conforman un rostro que reconforta”.

Las palabras de Balázs resuenan en las páginas de la reciente publicación de TASCHEN The Book Cover in the Weimar Republic, una extensa colección de sobrecubiertas y cubiertas de libro producidas en Berlín entre 1919 y 1933. Berlín era entonces un centro creativo tan importante como lo es hoy en día. Como epicentro del esplendor de los dorados años veinte, atraía a artistas, estudiosos, cantantes y bailarines. Escritores ingleses como W. H. Auden, Stephen Spender y Christopher Isherwood pasaron por la ciudad. Los cineastas abordaban temas controvertidos. Y, en el mundo editorial, los editores atrevidos publicaron algunos de los diseños de libros más notables y avanzados de la historia.

Mucho antes de la existencia de los ordenadores, estas cubiertas se realizaban de forma absolutamente artesanal. Las letras se dibujaban a mano antes de fundirlas en plomo, los collages se unían con tijeras y cola, las litografías se insertaban laboriosamente durante el largo proceso de impresión, y el grabado en relieve se realizaba cuidadosamente. Lo que esos diseñadores consiguieron crear con unas técnicas que hoy consideraríamos bastante primitivas fue simplemente extraordinario. Su trabajo es una fusión de referencias a los movimientos estilísticos de la época, como puedan ser el expresionismo, el realismo, la nueva objetividad y el constructivismo, con un libro artístico único y singular.

Por supuesto, las portadas no pueden desligarse de sus textos, las historias a las que van unidos y sobre las cuales pretenden llamar nuestra atención. Es por ello que las cubiertas de esta colección son también testigo de la amplitud y variedad de intelectos que la cultura de Weimar favoreció, rebosando de perspectivas originales y de una apertura hacia cualquier cuestión, desde los debates relativos al socialismo, la liberación de la mujer y la juventud a un periodismo de viaje comprometido con la “cuestión judía”, o desde la arquitectura a la planificación urbana o al cine.

Con solo un vistazo a las biografías de autores, editores y diseñadores de libros de Weimar podemos entender el irrecuperable espíritu de aquel tiempo. A partir del 30 de enero de 1933, grandes áreas de esta cultura fueron aplastadas y quemadas. Sus creadores fueron perseguidos, expulsados del país o asesinados. The Book Cover in the Weimar Republic es un homenaje a su trabajo y al sentimiento de aquello que fue posible en una Alemania mejor, la que existió entre 1918 y 1933.