Su cesta
0 artículos
Subtotal0 US$

Su cesta está vacía.


¿No tiene una cuenta?
Entrar

¿Ha olvidado su contraseña?


Digno de una obra maestra

Fotografías de algunas de las obras de arte más preciadas del mundo

Pinacoteca de Berlín, 29 de junio de 2015, 1:33 h p.m. Fotógrafo: Volker Schneider.
Pinacoteca de Berlín, 29 de junio de 2015, 1:33 h p.m. Fotógrafo: Volker Schneider.
En TASCHEN tenemos el orgullo y el privilegio de trabajar con algunos de los maestros de la pintura más eminentes de todos los tiempos. Fieles a nuestro compromiso con la excelencia, nos esforzamos para conceder a estos artistas, y a nuestros lectores, el respeto y la consideración que merecen, ya sea un maestro contemporáneo vivo o un genio del siglo xvii.

En concreto, no reparamos en gastos a la hora de presentar la obra de un artista con la mejor luz posible, e incluso volvemos a fotografiar pinturas con tecnología punta para ilustrar nuestro libro con una reproducción lo más fiel posible al original. En el caso de nuestra nueva monografía Vermeer: Complete Paintings, volvimos a fotografiar 18 de las 35 pinturas ya existentes, en colaboración con algunas de las colecciones más valiosas de museos de todo el mundo, como el Metropolitan Museum y la Frick Collection de Nueva York; la National Gallery of Art de Washington, D. C.; la Real Pinacoteca Mauritshuis de La Haya; la National Gallery de Irlanda, en Dublín; el Museo Städel de Fráncfort del Meno; la Pinacoteca de Berlín; la Pinacoteca de Maestros Antiguos de Dresde, y el Museo Herzog Anton Ulrich de Brunswick.

En esta imagen vemos cómo se fotografió La copa de vino en la Pinacoteca de Berlín. Puede que no sea una diva ni una supermodelo, pero para poder fotografiar esta obra maestra hay que seguir una serie estricta de medidas, preparativos y precauciones. En primer lugar, nos encontramos con la traba del horario. Dados los grandes requisitos técnicos y logísticos que precisa este tipo de fotografía, solo puede tomarse cuando el museo está cerrado.

Es entonces cuando la pintura se saca del marco, siempre ante la presencia de un equipo de curadores, fotógrafos, conservadores y guardias de seguridad para que la obra esté custodiada en todo momento y desde todos los frentes. Finalmente, los fotógrafos aplican técnicas complejas, como la polarización cruzada para evitar reflejos indeseados del craquelado (grietas superficiales que aparecen en las pinturas antiguas) y poder así captar la obra en todo su esplendor.