Su cesta
0 artículos
Subtotal0 US$

Su cesta está vacía.


¿No tiene una cuenta?
Entrar

¿Ha olvidado su contraseña?


¡Hola, guapos!

Mario Testino documenta tres décadas de belleza masculina

Al natural

Mario Testino charla con Patrick Kinmonth

PK: Este libro está lleno de imágenes de hombres que han mostrado valentía al reafirmar su propia identidad, lo que ha exigido una cierta redefinición de la masculinidad en la esfera pública. David Bowie, Mick Jagger, Andy Warhol e incluso David Beckham, por ejemplo.

MT: David Bowie fue una figura fundamental en mi adolescencia. En Perú, era complicado mostrar una personalidad poco convencional en una sociedad sumamente convencional. El modo en que Bowie proponía esas nuevas e increíbles ideas de cómo podía ser un hombre sin perder nunca el impacto de su masculinidad dejó en mí una profunda huella. Me di cuenta de que había que asumir el riesgo de ser uno mismo aunque otras personas fueran a considerarlo un comportamiento amenazador o irritante. Y, a su manera, creo que la actitud de David Beckham respecto a su propio aspecto y su cuerpo, su audacia a la hora de llevar ropa atrevida y sus tatuajes, han influido en cómo los hombres en general se sienten en cuanto a su forma de vestir, quiénes pueden ser y cómo se presentan.

PK: En mi opinión, aunque las fotografías con frecuencia están cargadas de erotismo, no caen en la vulgaridad sexual. Me da la impresión de que interpone una estudiada distancia entre usted y esta idea en las fotografías.

MT: ¡Es evidente que me interesa el sexo! Por supuesto. Pero creo que debe estar presente en la misma medida que otros muchos aspectos de una fotografía. Me gusta la sensualidad y la sexualidad envuelta en cierto halo de misterio. No estoy interesado en la imagen de porno duro como tal. Este tipo de imágenes existen por un único propósito que no tiene nada que ver con el de mi trabajo. Estoy mucho más interesado en crear una imagen que sugiera muchas posibilidades eróticas. Creo que esta perspectiva la hace más duradera. A fin de cuentas, opino que despertar la curiosidad de alguien es más interesante que despertar su sexualidad.

PK: ¿Supongo que eso explica hasta cierto punto el juego con el género en sus fotografías de hombres?

MT: Todo este libro podría considerarse como una especie de conversación que mantengo con mi cámara sobre la curiosidad y la libertad. Hay muchos tipos de imágenes. Personalmente creo que todos deberíamos estar dispuestos a imaginar cosas que se salieran de lo ordinario y de lo cotidiano. Por ese motivo aparece Araki en un retrato y como fuente de inspiración. Al igual que Mapplethorpe o Newton, entre otros, ha tenido el valor de investigar temas que, claramente, forman parte de la imaginación humana. Puedes rechazarlo o aceptarlo, pero no puedes negar la calidad y la perfección con las que se obtienen las imágenes. Eso requiere no solo valor, sino también mucho trabajo duro.

PK: La selección que ha hecho para el libro va más allá e incluye imágenes privadas inéditas que tienen el mismo estatus que imágenes muy famosas; por ejemplo, los retratos de David Gandy en Capri.

MT: En última instancia, la calidad individual fue el factor determinante que debía tener una imagen para poder incluirse. Es bastante interesante que las fotografías que he hecho para una marca con todo un equipo de colaboradores y asistentes puedan ponerse al mismo nivel que las que hice de un amigo con una pequeña cámara en casa, a solas. Pero siempre que cada una se imponga por sí misma, en sus propios términos, no hay problema. Una imagen privada y una por encargo pueden causar el mismo impacto. Y en un libro, adoptan una nueva vida.

PK: Por mi experiencia trabajando con usted, sé que por muy espontáneas que puedan parecer estas fotografías, los detalles están muy cuidados.

MT: El relato que cuentan las fotografías se sustenta en cada detalle. Uno siempre se puede desviar de la idea original, por supuesto, y yo lo hago a menudo de una forma muy espontánea. Pero todas las fotografías se guían por la forma en que la persona a la que estoy fotografiando aparece en ese momento en el que la miro a través de la cámara. Por un lado, se podría querer realzar la idea de que el modelo se ha arreglado perfectamente para la ocasión. En ese caso, todos los detalles de la composición deben apoyar esta impresión. Por otro lado, quizá yo desee crear una sensación de desorden, como si, por ejemplo, se estuviera viendo a alguien solo en su dormitorio, como si no hubiera nadie más allí. Por eso, organizo y planeo todo antes y durante la sesión. Cuando trabajo soy como un escáner, me aseguro de que todo en la imagen aporte algo especial, aunque dé la impresión de que el aspecto del lugar fuera improvisado.

PK: Usted ha creado una especie de realidad aumentada. Hay elecciones visuales muy potentes. El color, la composición, la actitud y el estilo son todos elementos clave. Y un juego en torno al gusto también. Se juega con las ideas de la convención y el gusto.

MT: La belleza necesita tener algo más en la moda y ese juego con los límites del mal gusto es, sin duda, estimulante y una posibilidad entre muchas. Tenemos muchas expectativas normales e ideas convencionales que nos formamos con los años y que incluyen la idea de qué es y qué no es supuestamente “de buen gusto” y qué se considera o no se considera “masculino”. Necesitamos ser conscientes de que no deberíamos definirnos demasiado según estos baremos. Eso no significa que no admire la tradición y la historia. De hecho, adoro ambas cosas. Me encanta cuando lo nuevo se mezcla con lo antiguo, lo alternativo se combina con lo elegante, superponiendo alta y baja cultura. Eso forma parte en gran medida de la diversión de la vida. Trato de unir todos estos elementos con una misma dosis de sensualidad.

todas las imágenes © Mario Testino