Su cesta
0 artículos
Subtotal0 US$

Su cesta está vacía.


¿No tiene una cuenta?
Entrar

¿Ha olvidado su contraseña?


El Antiguo Egipto en la era moderna

En el siglo xix, muchos viajeros que visitaban Egipto quedaban fascinados por sus maravillas y monumentos, que inmortalizaban meticulosamente en notas, diarios y dibujos. Con el relato entusiasta de su periplo, estos aventureros se convirtieron en los primeros, y algunos de los más prestigiosos, egiptólogos mucho antes de que esta disciplina se conociera como tal. Achille-Constant-Théodore-Émile Prisse d’Avennes (1807-1879) fue uno de ellos. Ferviente observador, Prisse no solo se interesó por la cultura del antiguo Egipto sino que también estudió su arte y arquitectura hasta el periodo islámico. Con el nombre egipcio ficticio de Edris Effendi, se embarcó en sus primeras exploraciones en 1836 y documentó yacimientos en todo el valle del Nilo y muchas otras zonas del antiguo Egipto. Prisse publicó sus primeras notas, dibujos y frottages en Les Monuments égyptiens, una modesta colección de 51 láminas que, sin embargo, recibió muy buenas críticas del público y los círculos intelectuales. Alentado por la cálida acogida, a finales de la década de 1850 regresó a Egipto para ampliar su trabajo. Las vastas obras que publicó posteriormente, L’Histoire de l’art égyptien y L’Art arabe, constituyen una muestra exhaustiva del arte egipcio. Aun comparado con los productos de las grandes expediciones patrocinadas por el Gobierno al Egipto de la época, el compendio de Prisse sigue siendo el mayor catálogo ilustrado en solitario del arte egipcio. La precisión y la sensibilidad de la obra de Prisse la desmarcan de sus coetáneos. El colosal proyecto que emprendió abarca arquitectura, dibujo, escultura, pintura y arte industrial o menor. Documentó e ilustró a la perfección secciones, planos, detalles arquitectónicos y ornamentaciones de la fachada de cada monumento. Pero además de revelar un magnífico talento artístico, la obra de Prisse constituye un valioso retrato histórico, social y religioso. Delicada y minuciosa, además de rigurosa, esta empresa colosal sigue siendo inestimable y sin parangón en el estudio del antiguo Egipto. Gracias a este catálogo del arte egipcio a lo largo de 3.000 años de la historia egipcia (y más) tenemos el privilegio de deleitarnos con un retrato inigualable de la arquitectura, la escultura, la pintura e incluso el arte industrial del antiguo Egipto.

¿Cómo pudo hacer frente Prisse a expediciones y publicaciones de este calibre?
Salima Ikram: Prisse era un hombre ambicioso y excepcional con un gran espíritu aventurero. Eso fue lo que le llevó a Egipto la primera vez y, después, a emprender sus propias exploraciones. Viajando solo o en escasa compañía, logró recorrer grandes extensiones y documentar muchísimos yacimientos y épocas históricas. Prisse tenía la ventaja de que conocía el país, sus costumbres y su idioma, además de contactos importantes, como el doctor Henry Abbott de El Cairo, con quien fundó un grupo literario para conversar sobre el arte y la historia de Egipto. Además, su álter ego egipcio, Edris Effendi, le abrió las puertas para moverse por el país y acceder a lugares que a los occidentales les estaban vedados.

Desde una perspectiva artística, ¿qué destacaría de los álbumes de Prisse?
SI: La obra de Prisse es limpia, no está excesivamente embellecida y es más fiel a las imágenes creadas por los antiguos egipcios que los trabajos de sus coetáneos, que insistían en estampar un sello clasicista en sus representaciones o ilustraban Egipto con candidez. El hecho excepcional de que una misma persona ejecutara todas las ilustraciones definitivas y supervisara la producción del álbum también confiere a la obra de Prisse una unidad armoniosa de la que carecen otros compendios del siglo xix. No hay que pasar por alto que la sección de arquitectura de Prisse no solo incluye ilustraciones de monumentos, sino también de representaciones del antiguo Egipto presentes en edificios, en especial las que se descubrieron en las paredes de las tumbas de Amarna. La atención de Prisse por la ornamentación también reviste sumo interés para la historia del arte egipcio, puesto que logró desentrañar la variación estilística en función de las épocas y la situación geográfica. Evoca la existencia, muy debatida entre los entendidos, de antiguos libros de motivos que circulaban por Egipto e influyeron en los planos y los adornos de los monumentos.

¿Qué influencias presenta la obra de Prisse?
SI: No cabe duda de que las tendencias y el aprecio por los objetos y las temáticas egipcias que surgieron en Europa en la segunda mitad del siglo xix influyeron en las publicaciones de Prisse. Su catálogo era muy apreciado entre las personas que vivían del diseño y fue un modelo que había que seguir para las artes decorativas. Además, por su atención por la variación y los detalles artísticos, estas magníficas imágenes también podrían haber influido en los movimientos arts and crafts, de finales del siglo xix y principios del xx, y art nouveau.