Su cesta
0 artículos
Subtotal0 US$

Su cesta está vacía.


¿No tiene una cuenta?
Entrar

¿Ha olvidado su contraseña?


Mi mejor disparo

Bruce Talamon cuenta la historia de su icónica foto de Maurice White en las pirámides

Bruce Talamon dedicó diez años a fotografiar a la realeza del funk, el soul y el R&B. Una de las imágenes más famosas de esa época muestra a Maurice White, miembro del grupo Earth, Wind & Fire, caminando hacia las pirámides egipcias. Con motivo de la publicación de la monografía sobre su obra editada por TASCHEN, Talamon cuenta la historia que hay detrás de una instantánea memorable.

Cuando te dedicas a la fotografía, comprendes que no siempre puedes controlar la situación y que tienes que prestar atención a lo que sucede. Si estás demasiado concentrado en capturar algo en concreto, puedes perderte lo más importante.

Siento afecto por todas mis fotografías, pero probablemente la que más significa para mí es la de Maurice White caminando hacia las pirámides, ¡y fue completamente casual! Corría 1979 y estaba de gira con el grupo Earth, Wind & Fire, que siempre estuvieron muy vinculados con la egiptología. A Maurice el tema le interesaba de verdad. Se me ocurrió situar al grupo delante de las pirámides al amanecer. Maurice estaba encantado con la idea hasta que dije que teníamos que estar allí a las cuatro y media de la madrugada. Sugirió que cambiáramos de planes y lo hiciéramos a mediodía. Evidentemente, eso arruinó mi idea del amanecer, pero fuimos y tomamos buenas fotos. Cuando terminamos, él regresaba a la camioneta con mi reflector de luz estroboscópica blanco como si fuera un paraguas –el calor era infernal–, y entonces lo vi. E hice algo que no se le puede hacer a Maurice White: ¡le grité! Le dije: “Maurice, no digas nada, solo date la vuelta y camina hacia las pirámides”.

Lo hizo. Ahí estaba la foto. Coloqué un teleobjetivo largo para compactar la escena de modo que las pirámides, que en realidad están a un kilómetro y medio o más de distancia, se viesen agrupadas, y enfoqué. Luego esperé, esperé y esperé hasta que quedó perfectamente encuadrado y disparé todo un rollo. Se convirtió en la imagen favorita de Maurice, y también en la mía. Después de su muerte, se difundió por las redes sociales. En cierto modo, lo muestra yéndose a casa.

Cuando miro esta imagen me alegro de haber sido fotógrafo, de no haber ido a la Facultad de Derecho y de haber estado al servicio de nuestra historia, de la cultura y de la música negra.