This site uses cookies. By continuing to browse the site you are agreeing to our use of cookies.

Su cesta
0 artículos
Subtotal0 $

Su cesta está vacía.


¿No tiene una cuenta?
Entrar

¿Ha olvidado su contraseña?


Simplemente sexy: Las chicas espléndidamente naturales de Richard Kern -

Simplemente sexy: Las chicas espléndidamente naturales de Richard Kern

Richard Kern. Action

$ 17.99
«Estas fotografías pueden impactar a algunos por sexistas y a otros por sexys. De un modo u otro, son desacostumbradamente viscerales.»The New York Times, Nueva York

A Richard Kern le gustan las mujeres de verdad: Sin pretensiones, sin adornos, y, definitivamente, desnudas. Aquellos a quienes les encanta Kern saben que cada libro es una invitación para entrar en su mundo privilegiado donde jovencitas naturales comparten sus momentos más íntimos. Richard nunca ha perdido su curiosidad juvenil hacia las chicas y sus secretos, así que en lugar de hacerlas posar en sets esterilizados las sigue por la casa - más bien su apartamento en Nueva York - desde el patio trasero hasta la cocina, el baño, la habitación, capturando cada momento sexy y embarazoso. Action es su libro más revelador hasta ahora. A lo largo de 280 páginas nos tambaleamos por la vida de Kern, acompañada por docenas de exhibicionistas energéticas, amantes de la diversión, desnudistas. "Las jovencitas quieren mostrarle al mundo que no se parecen a las mujeres liberadas que odian a los hombres que son sus madres," me dijo una vez una modelo de Kern, y estas chicas realmente hacen valer su opinión. Para darles más apoyo en su rebellion, el libro incluye un DVD de una hora con una película original de Kern con una estupenda banda sonora realizada por Thurston Moore of Sonic Youth.

La «sobrecubierta de pánico» de esta edición especial es reversible a un libro académico de aspecto realista para mantener ocultos los contenidos auténticos al pesado de tu jefe ¡o incluso para ayudarte a impresionar a una atractiva mirona!

«Way to stick it to the Mom, señoritas! Y gracias, Richard, you lucky dog.»Dian Hanson